Ir al contenido principal

DISCIPLINA CON DIGNIDAD

   Hoy en día, uno de los principales problemas que encontramos en nuestros colegios es el control de la disciplina en los estudiantes, es común escuchar a los padres de familia quejarse porque sienten que los maestros de sus hijos no tienen autoridad, los maestros se muestran desesperados en las aulas, porque los alumnos los retan o no siguen instrucciones, tenemos escuelas en donde a diario tenemos que atender casos de estudiantes que se agreden verbal y físicamente, en donde hay exclusión de algunos de ellos, por el simple hecho de ser gordos, feos o porque no comparten los mismos intereses de los que son considerados los populares de la institución, en otros países aunado a esta problemática, nos conseguimos con los alumnos discriminados por sus diferencias culturales y raciales. Todo esto ha llevado a los docentes a una especie de desesperación, porque no consiguen qué hacer para mantener el orden y la paz dentro de sus aulas, en los espacios comunes de la escuela, como son las áreas de recreo, comedores escolares, baños y en los espacios deportivos.

   Pedagogía Sistémica, plantea una visión de la disciplina fundamentada en los órdenes del amor de Bert Hellinger, los cuales desarrollo a continuación y los enfoco hacia el tema que estamos tratando:

  • 1er orden: Orden, Jerarquía y Pertenencia:  
    Éste nos permite ubicarnos en nuestro lugar. Lo primero que los estudiantes deben reconocer es la jerarquía de sus padres y luego la jerarquía de los maestros. Los docentes debemos tener muy claro, que nosotros no somos iguales a los padres de nuestros estudiantes, ya que ellos van a estar primero que nosotros, porque son los que le dieron la vida, pero ante los alumnos, el maestro siempre va a estar en una jerarquía mayor a la del alumno.  
   Cuando nos conseguimos con estudiantes que cuestionan la intervención del docente, estamos ante un caso, en donde el niño o joven no respeta la jerarquía, porque él siente que está al mismo nivel del docente y en la mayoría de estos casos, es debido a que el adulto se ha salido de su lugar de maestro, ya sea con comportamientos que lo sacan de su sitio o llevando a cabo tratos hacia los alumnos que les da a entender que el es su amigo, confiándole sus asuntos personales o jugándose con ellos, como si el fuera uno más del grupo y hay que tener muy claro, que si bien el adulto debe ser cercano al estudiante, no debe colocarse nunca en la figura de amigo de sus educandos, ellos no pueden ser amigos, ya que el rol de amigo implica una serie de cosas, que el maestro, desde su lugar no debe hacer. El amigo solapa cosas y un maestro no puede solapar cosas.

   Por esto es tan importante que asumamos nuestro lugar y cambiemos ese discurso que a veces utilizamos para "ganar la confianza" de los estudiantes, al decirles que somos sus amigos. Un educando no busca en nosotros a un amigo, para eso están sus compañeros, buscan en nosotros a una persona adulta, cercana, pero que esté en su lugar de docente y que le ponga límites. El maestro - amigo, termina siendo irrespetado por los estudiantes y por los padres de éstos. Esta misma situación se da con el educador que dice y manifiesta que él no está allí para poner disciplina, que él sólo va a dar su clase. Este es un maestro que no ocupa su lugar de docente y por ende, los estudiantes terminan no respetándolo.

   Los profesores pertenecemos al sistema de los docentes, no al sistema de los amigos y compañeros de los estudiantes y mucho menos somos del sistema de los padres y madres de familia.

  • 2do Orden: Equilibrio entre Dar y Tomar:
 El papel del educador es DAR y del estudiante RECIBIR. Si un docente quiere tener autoridad dentro del aula de clase, debe llevar la misma preparada, con buenos recursos didácticos, estar disponible para los niños, jóvenes con quien trabaja y debe dar la clase. Esto no quiere decir que sea una clase vertical centrada en el docente, ni con un enfoque magistral, puede ser muy dinámica, pero quien la conduce es el educador y él es quien da y explica la información necesaria, no los alumnos. Los estudiantes pueden aportar, participar, intervenir, pero el que cierra las ideas y quien orienta estas intervenciones es el maestro.  
   En este segundo orden, la posición del estudiante es de tomar el aprendizaje y nosotros debemos estar muy atentos a que todos lo hagan, porque a aquel niño o joven  que no lo haga, yo como educador no lo puedo obviar o ignorar, no puedo decir que es un flojo y dejar de prestarle atención, porque él o ella no hace nada o hace poco, al actuar de esta manera lo estoy excluyendo y mi función es integrarlo y por ese estudiante me debo preocupar y tengo buscar todas las herramientas pedagógicas y psicológicas para que tome el aprendizaje y salga adelante.

  • Tercer Orden: Consciencia:
   Cuando en la escuela cada una de las partes o sistemas que interactúan en ella, padres, docentes y alumnos toman consciencia del orden y jerarquía que ocupan, del equilibrio que debe haber entre el dar y el tomar, el aprendizaje y el desenvolvimiento del chico en la escuela es muy satisfactorio.
    
   En definitiva, cuando los chicos no miran la autoridad, los profesores debemos recurrir a hacer que miren a sus padres, para que desde su lugar puedan experimentar la posibilidad de ordenarse con sus profesores.
    Es muy importante que los padres de familia tengan en su corazón a los profesores y eso es un objetivo que se puede lograr si en las escuelas se trabaja desde el primer momento que los padres vean , lo siguiente:
  •  Padres y maestros tenemos un mismo objetivo: la educación de sus hijos que son nuestros estudiantes.
  • No somos de equipos distintos, aunque pertenecemos a sistemas diferentes, formamos parte de una unidad que trabaja para un mismo fin que es la Educación y bienestar del hijo o estudiante.
  • Si nosotros miramos la autoridad de los padres y ellos miran nuestra autoridad, a los chicos no les queda más que mirar los límites.
   Los maestros debemos incluir a todos y trabajar a los niños agresivos con amor, cuando surgen peleas o tenemos en frente a  estudiantes que se pelean o que atacan a los otros, tendemos a centrar nuestra atención en el agredido y no vemos qué sucede en el agresor, a ese niño también debemos mirarlo y darle nuestro apoyo, porque él actúa así por un inmenso dolor profundo y tenemos que entender que la agresividad es una manifestación de dolor y el dolor es un amor roto. Cuando cambiamos esa actitud de regaño y castigo hacia el estudiante perpetrador, por una actitud de escucha y reflexión, el profesor logra poner en su corazón el gran amor de los chicos, expresado en su agresividad y ellos en su alma lo perciben.

Geraldine J. Lange Rodríguez
Lic. Educación Mención Cs. Sociales. UCAB- Venezuela

Msc. Dirección de Centros Educativos. Centro Universitario Villanueva- Universidad Complutense, Madrid-España
Diplomada en Pedagogía Sistémica –CUDEC- México - Fundación Internacional Planeta Libre- Cátedra de la UNESCO, UCV, Venezuela
Twitter: @geralange
Blog de estrategias de Marketing y Dirección de Centros Educativos:


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL RETIRO O EXPULSIÓN DE LA CLASE: ¿Una medida excluyente que no resuelve el problema de fondo?

¡Por favor te retiras de mi clase!, ya estoy cansada de tus interrupciones. Esta es una expresión muy típica que escuchamos a diario en nuestras aulas, es la frase prácticamente cliché que utilizan nuestros docentes para "deshacerse" del estudiante que le está causando problemas en el salón de clases. Es una práctica muy antigua, que está instaurada en las dinámicas de actuación escolar por parte de nuestros educadores, pero en realidad esta"solución" ¿les resuelve el problema?, el niño o joven ¿mejora su comportamiento luego de ser expulsado de una clase?, ¿qué sucede con el resto del grupo?, ¿Qué pasa con este chico que pasa entre una hora y una hora y media fuera del salón sin hacer nada?.
   El retiro o expulsión del aula, se ha convertido en la estrategia más común como medida disciplinaria en las aulas, sin embargo, es una de las medidas menos pedagógicas que se puede llevar a cabo, debido a que la expulsión por sí sola no deja en el estudiante ningún tipo de …

¡MI PAREJA TIENE HIJOS! ¿Están primero ellos o yo?

Cuando hablamos de una relación de pareja, nos estamos refiriendo a una relación entre dos iguales, en donde ninguno es mejor que el otro y en donde existe un equilibrio entre lo que uno da y el otro toma y viceversa. Este sería el orden natural en una pareja común; sin embargo, cuando ya entre alguno de sus miembros ha habido un divorcio y además de esa pasada relación quedaron hijos, el orden del amor va a cambiar.

   Es muy frecuente encontrar  parejas, en donde uno de sus miembros tiene hijos y el otro no, se producen sentimientos de desplazamiento, porque su pareja tiende a dedicar tiempo a sus hijos o simplemente los chicos son incluídos en gran parte de sus actividades. Es aquí en donde la persona que no tiene hijos previos, debe tener muy claro su lugar dentro de esta relación, porque va a estar en segundo lugar, mientras no tenga hijos con esa persona.
   Bert Hellinger plantea los órdenes del amor, en donde hace referencia a la jerarquía y explica que todos los que estuvier…

¿EL APRENDER A: Ser, Conocer, Hacer y Vivir Juntos son suficientes para la formación educativa del futuro?

Hasta hace unos pocos años atrás la búsqueda de personal en una empresa estaba centrada principalmente en candidatos que cumplieran con un título universitario que los acreditara para ejercer un cargo y determinadas funciones, con el paso de los años, esas exigencias se han ido incrementando y no sólo basta contar con el primer requisito, sino que también debemos tener estudios de cuarto nivel, dominar varias lenguas y tener la capacidad de adaptarnos a los cambios rápidos que se están dando en la sociedad, la economía y los ritmos de vida, que por ende influyen en nuestro trabajo y en nuestra forma de afrontarlos y manejar esta situación.
   Si bien pareciera que si contamos con todo lo anterior, ya tenemos garantizado nuestro éxito profesional y laboral, sin embargo, podríamos agregar dos componentes que hoy en día es importante contar con ellos: 1.- Ser competentes en lo que hacemos, 2.- Desarrollar las habilidades que nos permitan desarrollarnos de manera efectiva y eficaz en el ám…

¿Sabes qué asignaturas están vinculadas a la relación de nuestros estudiantes con el padre o con la madre? Algunos tips para trabajar estas dificultades en el aula

Através de los anteriores artículos que he publicado, hemos venido desarrollando, que dentro de las escuelas debemos trabajar los órdenes del amor de Bert Hellinger, basados en la jerarquía, la pertenencia y el equilibrio entre dar y tomar, para que las dinámicas escolares tengan unamejor fluidez.
   Lo primero que debemos hacer es ordenar la escuela y poner a cada quien en su lugar. Este orden es para todo y tiene su base en que lo que nos toca hacer, lo tenemos quever y realizar desde nuestro lugar, porque de lo contrario, gastamos mucha energía tratando de resolver asuntos que no nos corresponde. La Pedagogía Sistémica se basa en incluir y ésto está referido a que no consiste en pelearse en cómo lo hacen los demás, sino que debemos centrarnos en lo que a cada uno nos compete hacer y mirar con buenos ojos al que lo hace diferente a nosotros.
Para poder alcanzar esta amplitud de pensamiento, es imprescindible, que miremos de manera atenta el fenómeno, lo que está ocurriendo  y ampliem…

Una Mirada Amorosa a la Entrevista Escolar con los Padres de Familia

Dentro de las diversas responsabilidades que tenemos los educadores en nuestra tarea pedagógica, se encuentra el trabajo que debemos realizar con los padres de familia, con la finalidad de buscar el bienestar de esta persona que tenemos en común que es nuestro alumno. 

Los directivos de centros educativos, debemos organizar el horario de nuestros maestros, de manera tal, que incluyamos por lo menos una hora semanal para que los padres puedan acudir a conversar con los educadores en relación al desempeño de su hijo en la escuela. De igual manera, para que el docente cuente con un espacio dedicado a convocar a los padres para trabajar en conjunto en la labor educativa de sus hijos.
Esta entrevista con los padres y representantes, no puede ser desarrollada en cualquier lugar de la escuela, ni de cualquier manera, porque de la manera como la conduzcamos y la desarrollemos, va a depender el éxito o no de conseguir un trabajo armonioso y colaborativo entre las dos partes que se reúnen en pro …