Ir al contenido principal

La Adopción: Un acto de amor hacia el niño y hacia su sistema familiar de origen


    Vamos a hablar un poco sobre las adopciones, situación cada día más frecuente en los países europeos, en donde cada año se produce un número creciente de familias que optan por esta opción, producto de que la población está conformada en un porcentaje alto, por personas de la tercera edad y porque la mujer posterga la maternidad, lo que ha traído como consecuencia que ésta se dificulte. En  américa latina, los casos de adopción son menores en comparación al contienente europeo, porque contamos con un grueso de la población que se encuentra en el período fértil y en donde tenemos la cultura de tener a temprana edad hijos; sin embargo, esta tendencia en un período no muy lejano de tiempo, se irá revertiendo, ya que la mujer está enfocando su desarrollo personal hacia el mejoramiento académico y profesional, lo que ha traído como consecuencia, que esté dejando para un poco más tarde la maternidad. En nuestros países latino americanos, hay una tendencia a la adopción cuando existen problemas de fertilidad mayoritariamente.


   Bert Hellinger en un principio planteaba que no había que adoptar niños, sin embargo se abre a la adopción siempre y cuando se respete el orden. Cuando una madre o unos padres deciden dar a su hij@ en adopción, la primera opción debe estar en los familiares del niño, comenzando por los abuelos, si éstos no pueden o ya han muerto, la segunda búsqueda debe estar en los tíos, en el caso de que éstos no quieran o no puedan hacerse cargo, entran en la opción los padres adoptivos.

    Es muy común encontrar casos de niños adoptivos que presentan problemas de conducta, que no quieren estudiar y que a pesar de que sus padres de crianza han sido amorosos con ellos, estos chicos generan conductas de rechazo y rabia hacia ellos, situación que se hace hasta cierta medida incomprensible, pero que sí tiene una explicación desde la mirada sistémica. Debemos tener siempre presente, que los niños adoptados son leales a su sistema de origen y los que no comprenden eso son los padres adoptantes.

   Los chicos responden a dos sistemas: al de los padres biológicos y al de los padres adoptivos, pero su corazón siempre va a ir al de su sistema de origen. Es por ésto que se producen las resistencias por parte de los muchachos, cuando los padres adoptivos quieren que hagan o estudien determinadas cosas, situación que llega a producir conflictos, que pueden ser muy serios. Estos conflictos pierden fuerza, cuando los padres adoptivos pueden reconocer y tomar en su corazón a los padres de origen y mirarlos con amor. Si bien es un proceso que lleva tiempo, es muy importante para los niños porque sienten que son amados.

   Si los padres adoptivos no honran a los padres de origen y no les importa qué fue lo que pasó para que esos padres biológicos dieran a su hijo, deben hacer un gran trabajo en donde rescaten esa imagen de reconocimiento hacia ellos, ya que los padres de origen fueron los que hicieron que eso niños nacieran y tuvieron que dejárselo a otros para que los pudieran cuidar. Si los padres no biológicos pueden poner en su corazón a estos papás, sin juzgarlos y sin adjudicarles conductas de reproche, este hijo podrá ver con amor esta mirada y se tranquilizará, los problemas de conducta cesarán, porque ya no serán necesarios. 

   En relación con este tema, también se encuentran los secretos familiares. Muchas veces, las personas tienen la sospecha de ser adoptados o que su padre no es su padre, pero ellos sí son hijos de su madre. Cuando hay secretos, todo se complica, porque el niño o adulto siente que no tiene un lugar en la familia. Si se ha ocultado a los hijos su verdadera pertenencia, así ya sean mayores, hay que decírselo. De esta forma se reparará una injusticia y podrá conocer sus verdaderos orígenes. No saber quiénes son los verdaderos padres, hace que la persona construya su vida sobre una mentira.

     En todo momento debemos tener presente, que el hijo adoptivo tiene fidelidades y lealtades inconscientes, que se dirigen en primer lugar a su familia de origen y posteriormente hacia sus padres adoptivos, en donde se da una segunda lealtad.

     Es imposible decir, que el hijo adoptivo no conoce a sus padres biológicos, porque en base a la física cuántica, sí los conoce, porque están en él, en sus células, en sus genes, se mira al espejo y los ve, tiene toda la historia familiar con él y es por ello, que va a tener gustos, actitudes, carácter y preferencias muy diferentes a las de su familia de crianza , así no haya compartido o vivido con ellos nunca.

   Es vital que los padres adoptivos se coloquen en su lugar, ¿Cómo lo pueden hacer? , respetando el lugar de los padres biológicos, no considerándose mejor que ellos, simplemente considerándose sus representantes. La clave está en que los padres adoptivos guarden un profundo respeto ante los padres carnales y que este respeto lo muestren claramente ante los hijos. Es muy doloroso para los hijos el tener que renegar de sus padres biológicos, porque siempre en su alma van a ser fieles a ellos.
  
    Por lo tanto, los padres adoptivos van a ocupar un segundo lugar con respecto a los padres biológicos, es decir, es necesario que los padres adoptivos respeten a los padres verdaderos, sin juzgarles, hayan hecho lo que sea. De esta forma, se respeta el orden correcto y el hijo adoptado puede respetar a su vez a los padres adoptivos y tomar lo que de ellos recibe.

      Otro aspecto importante a considerar, es el ¿por qué se adopta a un niño, qué nos motiva a hacerlo? 
   
      Cuando una pareja toma la decisión de adoptar a un niño con el fin de cubrir sus carencias afectivas de ser padres, buscar la unión entre la pareja o por cualquier otra necesidad propia y no por el bienestar del niño, ésto lo va a sufrir el alma del hijo adoptado y lo va a vivir como un "rapto", como si lo robaran de sus padres carnales y ésto a futuro traerá serias consecuencias para el sistema familiar. Por ejemplo, se pueden dar sucesos de expiación (consiste en adjudicarse los problemas de otros y pagar por ellos). De acuerdo a esta definición, la pareja expía esta culpa con el divorcio, ruptura de la relación, enfermedades o incluso la muerte o suicidio de un hijo propio.

        En el caso de las parejas que no pueden tener hijos, es fundamental que sanen el sentimiento de rabia que en algunos casos les ocasiona este hecho, lo que muchas veces los lleva a revelarse en contra del destino. Si este sentimiento no es trabajado, cuando adopten un niño, éste vendrá a la familia a proteger o a llenar su desilusión y así, comienzan a alterar el orden, porque el niño no va a venir para recibir de los padres adoptivos, sino que vendrá a DAR, cuando lo correcto es que los padres den y los hijos tomen.
       


 En conclusión, la adopción es un hecho de gran responsabilidad y cuidado, en donde debe existir un gran respeto hacia la familia del bebé o niño, hacia sus padres biológicos y hacia el alma de esta criatura. Cuando unos padres optan por la adopción, tienen que saber que no sólo adoptan a ese hijo, sino también a todo su sistema familiar y para que esa adopción sea lograda, tienen que respetar el origen, porque cuando ese origen es respetado, el niño puede vivir tranquilo y puede agradecer a los padres adoptivos, todo lo que ellos le dan. Lo adecuado es adoptar teniendo en cuenta todo lo que ese niño trae, su familia, su país, su cultura y su destino, entonces la adopción se puede lograr.
 
Geraldine J. Lange Rodríguez
Lic. Educación Mención Cs. Sociales. UCAB- Venezuela

Msc. Dirección de Centros Educativos.Centro Universitario Villanueva- Universidad Complutense, Madrid-España
Diplomada en Pedagogía Sistémica –CUDEC- México - Fundación Internacional Planeta Libre- Cátedra de la UNESCO, UCV, Venezuela
Twitter: @geralange
Blog de estrategias de Marketing y Dirección de Centros Educativos:

Comentarios

  1. Me gusta mucho tu blog. Totalmente sistémico y necesario

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ma Carmen, encantada de que lo disfrutes. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus artículos me son dejmucho apoyo e esta nueva etapa de mi vida. Quisiera preguntarte algo, que ocurre cuando el padre o la madre han intentado quitarle la vida al niño, ya sea en el vientre o cuando nació, pierden su derecho a pertenencia dentro del sistema o que se puede hacer? Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  4. Hola! gracias por tu comentario, me siento muy contenta de escuchar que lo que escribo puede servir para ayudar a otras personas. En relación a lo que me preguntas, nunca se pierde el derecho a pertenecer a tu sistema familiar, ni la víctima, en este caso el niño, ni el perpetrador, en este caso alguno de los padres. Ambos son parte de ese sistema familiar para toda la vida, el hecho ocurrido en donde se puso la pérdida de la vida de por medio, no genera ningún tipo de exclusión, el vínculo de paternidad y de la maternidad no se rompe jamás, es para toda la vida. Lo que aquí podría ocurrir es que la relación se deteriora por el suceso y sí se puede reestablecer a través de un hermoso trabajo terapéutico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muchisimas Gracias por tu respuesta no la esperaba tan pronto. :) Y gracias por dedicar tu trabajo al servicio del amor y el bien colectivo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL RETIRO O EXPULSIÓN DE LA CLASE: ¿Una medida excluyente que no resuelve el problema de fondo?

¡Por favor te retiras de mi clase!, ya estoy cansada de tus interrupciones. Esta es una expresión muy típica que escuchamos a diario en nuestras aulas, es la frase prácticamente cliché que utilizan nuestros docentes para "deshacerse" del estudiante que le está causando problemas en el salón de clases. Es una práctica muy antigua, que está instaurada en las dinámicas de actuación escolar por parte de nuestros educadores, pero en realidad esta"solución" ¿les resuelve el problema?, el niño o joven ¿mejora su comportamiento luego de ser expulsado de una clase?, ¿qué sucede con el resto del grupo?, ¿Qué pasa con este chico que pasa entre una hora y una hora y media fuera del salón sin hacer nada?.
   El retiro o expulsión del aula, se ha convertido en la estrategia más común como medida disciplinaria en las aulas, sin embargo, es una de las medidas menos pedagógicas que se puede llevar a cabo, debido a que la expulsión por sí sola no deja en el estudiante ningún tipo de …

¡MI PAREJA TIENE HIJOS! ¿Están primero ellos o yo?

Cuando hablamos de una relación de pareja, nos estamos refiriendo a una relación entre dos iguales, en donde ninguno es mejor que el otro y en donde existe un equilibrio entre lo que uno da y el otro toma y viceversa. Este sería el orden natural en una pareja común; sin embargo, cuando ya entre alguno de sus miembros ha habido un divorcio y además de esa pasada relación quedaron hijos, el orden del amor va a cambiar.

   Es muy frecuente encontrar  parejas, en donde uno de sus miembros tiene hijos y el otro no, se producen sentimientos de desplazamiento, porque su pareja tiende a dedicar tiempo a sus hijos o simplemente los chicos son incluídos en gran parte de sus actividades. Es aquí en donde la persona que no tiene hijos previos, debe tener muy claro su lugar dentro de esta relación, porque va a estar en segundo lugar, mientras no tenga hijos con esa persona.
   Bert Hellinger plantea los órdenes del amor, en donde hace referencia a la jerarquía y explica que todos los que estuvier…

¿EL APRENDER A: Ser, Conocer, Hacer y Vivir Juntos son suficientes para la formación educativa del futuro?

Hasta hace unos pocos años atrás la búsqueda de personal en una empresa estaba centrada principalmente en candidatos que cumplieran con un título universitario que los acreditara para ejercer un cargo y determinadas funciones, con el paso de los años, esas exigencias se han ido incrementando y no sólo basta contar con el primer requisito, sino que también debemos tener estudios de cuarto nivel, dominar varias lenguas y tener la capacidad de adaptarnos a los cambios rápidos que se están dando en la sociedad, la economía y los ritmos de vida, que por ende influyen en nuestro trabajo y en nuestra forma de afrontarlos y manejar esta situación.
   Si bien pareciera que si contamos con todo lo anterior, ya tenemos garantizado nuestro éxito profesional y laboral, sin embargo, podríamos agregar dos componentes que hoy en día es importante contar con ellos: 1.- Ser competentes en lo que hacemos, 2.- Desarrollar las habilidades que nos permitan desarrollarnos de manera efectiva y eficaz en el ám…

¿Sabes qué asignaturas están vinculadas a la relación de nuestros estudiantes con el padre o con la madre? Algunos tips para trabajar estas dificultades en el aula

Através de los anteriores artículos que he publicado, hemos venido desarrollando, que dentro de las escuelas debemos trabajar los órdenes del amor de Bert Hellinger, basados en la jerarquía, la pertenencia y el equilibrio entre dar y tomar, para que las dinámicas escolares tengan unamejor fluidez.
   Lo primero que debemos hacer es ordenar la escuela y poner a cada quien en su lugar. Este orden es para todo y tiene su base en que lo que nos toca hacer, lo tenemos quever y realizar desde nuestro lugar, porque de lo contrario, gastamos mucha energía tratando de resolver asuntos que no nos corresponde. La Pedagogía Sistémica se basa en incluir y ésto está referido a que no consiste en pelearse en cómo lo hacen los demás, sino que debemos centrarnos en lo que a cada uno nos compete hacer y mirar con buenos ojos al que lo hace diferente a nosotros.
Para poder alcanzar esta amplitud de pensamiento, es imprescindible, que miremos de manera atenta el fenómeno, lo que está ocurriendo  y ampliem…

Una Mirada Amorosa a la Entrevista Escolar con los Padres de Familia

Dentro de las diversas responsabilidades que tenemos los educadores en nuestra tarea pedagógica, se encuentra el trabajo que debemos realizar con los padres de familia, con la finalidad de buscar el bienestar de esta persona que tenemos en común que es nuestro alumno. 

Los directivos de centros educativos, debemos organizar el horario de nuestros maestros, de manera tal, que incluyamos por lo menos una hora semanal para que los padres puedan acudir a conversar con los educadores en relación al desempeño de su hijo en la escuela. De igual manera, para que el docente cuente con un espacio dedicado a convocar a los padres para trabajar en conjunto en la labor educativa de sus hijos.
Esta entrevista con los padres y representantes, no puede ser desarrollada en cualquier lugar de la escuela, ni de cualquier manera, porque de la manera como la conduzcamos y la desarrollemos, va a depender el éxito o no de conseguir un trabajo armonioso y colaborativo entre las dos partes que se reúnen en pro …